21
Jue, Sep
5 Nuevos Articulos

A primeros de año me incorporé a la Federación Española de Bancos de Alimentos(FESBAL) como Responsable del Departamento de Comunicación… No salgo de mi asombro con lo que veo. Casi 2.800 voluntarios “de plantilla”, es decir gente que va a trabajar de forma permanente y a día fijo, de forma altruista, con una generosidad fuera de lo común. Al empezar, me pregunté ¿El hecho de ser voluntario resta compromiso o profesionalidad…?

En absoluto. Me da la sensación de que he entrado a trabajar en una “multinacional”. Aquí hay Comité de Dirección, Presidente, Director General, Director Financiero, de Sistemas, de Recursos Humanos, de Logística, Comercial… De verdad ¡Increíble!

Por situarte un poco, te diré que los bancos de alimentos existen desde hace más de cuarenta años. El primero se creó en Phoenix-Arizona en 1967. Un día de aquel año, John Van Hengel, voluntario en un comedor popular, escuchó a una madre con 9 hijos  y el marido en la cárcel, contar como se las arreglaba toda la familia con lo que se caía durante la descarga de madrugada en un supermercado. Van Hengel organizó un grupo de voluntarios para recoger alimentos en Híper, y Supermercados, fundando el St. Mary´s Food Bank en los 250 metros cuadrados de una vieja tahona. La idea se propagó con rapidez por todo EE.UU. Cuando falleció en 2005, con 83 años, Van Hengel había ayudado a fundar centenares de Bancos como el suyo por los cinco continentes. Existen más de 500 Bancos de Alimentos. En España hay 55, que actúan cada uno exclusivamente en su propia provincia. Te invito a visitar algunos de ellos… Madrid, Barcelona, Sevilla, Vizcaya, Vigo …

En el año 1996, los Bancos de Alimentos de España constituyeron la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) como asociación sin ánimo de lucro y que en la actualidad reúne a 55 Bancos de Alimentos, uno al menos en cada provincia del territorio nacional. En los niveles autonómicos del Estado algunos han creado Federaciones regionales como la de Andalucía, Cataluña, Galicia, Castilla-León y Euskadi. Así mismo,FESBAL pertenece a la European Federation of Food Banks.

Ahora en FESBAL estamos muy preocupados, no solo por la mucha gente que aún no tiene lo mínimo para comer, sino también por la gran cantidad de alimentos que se tiran a la basura. Lo que llamamos “despilfarro”. Compramos con los ojos, nos sobra de todo, vivimos en la época de la desigualdad. Se habla mucho de solidaridad, aunque lo más indicado sería hablar de justicia… Entonces ¿Por qué metemos en el carro de la compra más cosas de las necesarias? Ya sé que, al pasar por las estanterías del supermercado, todos tenemos la tentación de probar algo que no necesitábamos… Pero, y si pensáramos más en los que no pueden llenar ni si quiera una pequeña bolsa…

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha presentado en la reunión de la VII Comisión de Seguimiento de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, celebrada en el marco de Madrid Fusión 2016, el primer Panel de cuantificación del desperdicio alimentario, del que se desprende que en los hogares españoles se tiran a la basura cada año 1.325,9 millones de kilos de alimentos.

Este Panel permite cuantificar los alimentos sin procesar que se desechan por deterioro o caducidad y los alimentos cocinados o en recetas que se eliminan por sobrar o por deterioro.

A partir de este momento se actualizarán semestralmente los datos, lo que permitirá conocer cómo evoluciona el desperdicio en los hogares.

De este primer estudio se constata que:

♦ Los hogares españoles desechan semanalmente 25,5 millones de kilos de alimentos. De esta forma, la proporción del desperdicio en los hogares españoles es del 4,53% sobre el total de los alimentos comprados. No se desperdicia en la misma proporción lo que se compra, existiendo diferencias significativas por productos.

♦ Ocho de cada diez hogares tiran alimentos a la basura (sin procesar) por no considerarlos en buen estado. Frutas, verduras y pan fresco, son los alimentos más desechados, representando el 48,1% del volumen de desperdicios.

♦ Menor es el desperdicio de alimentos una vez preparado el producto. De esta forma, tres de cada diez hogares tiran parte de las recetas que preparan a la basura, siendo mayor la cantidad que se desperdicia directamente desde la nevera que la que se desperdicia por no consumirse en la mesa

♦ La estacionalidad se hace patente: tanto en ingredientes sin cocinar, como en platos preparados. En primavera – verano se desperdicia un 9,4% más que en otoño-invierno.

Como se desprende de este estudio, en el que participa FESBAL, todavía queda mucho camino por recorrer… Es necesario hacer campañas de concienciación para sensibilizarnos de un problema del que todos tenemos parte de culpa. El primer paso es controlar el cubo de la basura de nuestras casas… Educar a los niños con el ejemplo, que es la mejor pedagogía que existe.

Francia se ha convertido en el primer país del mundo en prohibir a los supermercados que tiren o destruyan la comida que queda sin vender, obligándolos, en cambio, a donarla a organizaciones de caridad y Bancos de Alimentos.

Según la ley aprobada por unanimidad por el Senado de Francia, a partir del próximo miércoles las grandes cadenas de supermercados no podrán tirar a la basura los alimentos en buen estado que estén cerca de su fecha de consumo preferente. Gracias a la medida las organizaciones caritativas podrán entregar a las personas sin recursos para alimentarse millones de platos de comida gratis cada año.

Top Colaboradores

  • Sample avatar

    Jesús Navarro Sánchez

    Presidente de AEPA / Presidente de Grupo Jenasa

  • Sample avatar

    Jaime Pereira

    Director General OMD HR Academy

  • Sample avatar

    Augusto Fuentes Gazola

    Vicepresidente de CEIM

  • Sample avatar

    Antonio Sánchez-Mora

    CEO BeCompetitive

  • Manuel Carballo Nieto

    Change Facilitator

  • Santiago Sanz-Pastor

    Presidente de 4RMR

La cita célebre

"Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer lo correcto."

Peter Drucker, padre de la administración en el siglo XX.

SÍGUENOS

Nuestro Timeline